Antecedentes



Antecedentes

La CCUD surge de la experiencia obtenida en el Proyecto Impulsa 5, donde se creó el Sistema de Informática para la Biodiversidad y el Ambiente (SIBA), cuyo objetivo fue la integración de diferentes acervos universitarios, vinculados a la biodiversidad y el ambiente. Para ello, una de las principales tareas fue la estructuración y puesta en marcha de una red de información para la organización, integración y vinculación de datos nacionales sobre dichas temáticas.

Para desarrollar esta red, el equipo de SIBA instaló en 2005 las primeras unidades informáticas ubicadas en dos institutos de investigación de la UNAM, la UNIBIO (Unidad de Informática para la Biodiversidad), en el Instituto de Biología, y UNIGEO (Unidad Informática Geoespacial), en el Instituto de Geografía. 

Esta infraestructura se replicó en otras entidades académicas de la UNAM que tenían bajo su resguardo colecciones y contaban con bases de datos. Así se crearon:

  • UNIATMOS, en el Centro de Ciencias de la Atmósfera
  • UNICIENCIAS, en la Facultad de Ciencias
  • UNIGEF, en el Instituto de Geofísica
  • UNIIQUIM, en el Instituto de Química
  • UNINMAR, en el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología
  • UNIPALEO, en el Instituto de Geología

En una etapa posterior, SIBA replicó el modelo de trabajo con el acervo fotográfico del Instituto de Investigaciones Estéticas y de esta manera crearon su propia unidad, UNIARTE. 

La CCUD es resultado de este impulso institucional por expandir la red informática y adaptarla a un sistema que integrara, junto con las bases de datos y colecciones de biodiversidad, los acervos universitarios artísticos y humanísticos, así como los de otras áreas científicas. De esta manera, se crea la Coordinación de Colecciones Universitarias Digitales, con la finalidad de detectar, integrar, organizar, sistematizar y divulgar datos primarios provenientes de diferentes colecciones y bases de datos de la UNAM.